¡¡¡ATENCIÓN!!!
Advertencia sobre un uso manipulador de tres sentencias provocadas: Una instrumentalización malévola y posiblemente fraudulenta de la Justicia

Advertimos aquí que hay tres sentencias, de las Audiencias de Córdoba (una) y de Baleares (dos), que son frecuentemente invocadas como prueba de que el dentista tiene prohibido vender prótesis dentales.

Con respecto a ellas debemos decir:

  • Es verdad que los dentistas no pueden vender prótesis. Ya hemos dicho que las prótesis no se venden y los dentistas no las venden

  • Pero también es verdad que los protésicos tampoco pueden venderlas, aunque hablen de venta porque no son productos prefabricadas, sino fabricados a medida de cada paciente en particular. Sólo se pueden vender las prótesis prefabricadas, que únicamente se hacen en los países de subcultura sanitaria, en los que dichas prótesis prefabricadas se ofrecen en mercadillos a los viandantes, para que las prueban y compren la que mejor les adapta.


Estas prótesis dentales son las únicas que se venden: las prefabricadas, que los "clientes" prueban y compran en mercadillos o en puestos de venta, en las Sanidades tercermundistas.
  • Esas tres sentencias, lo mismo que otra Sentencia de la Audiencia de Cádiz (contraria a sus intereses y que por ello ocultan) han sido provocadas con farsas y montajes amañados entre las partes y no corresponden a ninguna condena a dentistas por ¡vender" prótesis, sino a protésicos (aunque se silencie interesadamente) que se autoinculparon de ¡vender" las prótesis ¡a través de clínicas dentales" desconocidas, cuyos dentistas responsables no fueron denunciados, ni investigados, ni interrogados, de modo que no consta que la denuncia respondiera a ninguna verdad.
    En Efecto:

    • En Córdoba, un conspicuo líder colegial de los protésicos, José Manuel U. G. demandó a una entidad denominada Asociación Dental Joven (vinculada otrora a él) por supuestas prácticas ilícitas, que desde la citada entidad se reconocieron como ciertas (autoinculpación). Conviene advertir que Asociación Dental Joven había denunciado anteriormente a dentistas por los mismos motivos que ahora fue denunciada, y también había ensayado fallidamente denuncias a protésicos, por presunta venta a través de clínicas de las que el Sr. José Manuel U.G. no ha dado cuenta pormenorizada, ni desde su cargo colegial, ni desde la propia Asociación Dental Joven, ni desde la otra sociedad en Cádiz con la que participó, también fallidamente, en ensayos semejantes (véase más adelante)

    • En Baleares, la asociación de protésicos Prodeba denunció a un protésico de Palma de Mallorca, Damián LL. (que verosímilmente se habría conchabado con aquella) por unas supuestas (y seguramente falsas) prácticas ilícitas de ¡venta de prótesis" a través de clínicas. Puesto que el denunciado reconoció y se autoinculpó de hacerlo, la condena fue automática, sin que se contrastara si verdaderamente existían tales clínicas con actividad ilícita. Puesto que nadie las ha identificado y denunciado, creemos que los hechos fueron inventados por los actores y/o por los demandados.

    • También en Baleares, la citada asociación de protésicos Prodeba denunció a otro protésico en Inca (con antecedentes de intrusismo) por la misma supuesta infracción. Al confesarse culpable de los hechos denunciados, el demandado fue condenado sin más pruebas de veracidad sobre la acusación y la autoinculpación.

En ninguna de estas sentencias, insistimos, se condenó a dentista alguno por supuesta práctica ilícita de venta de prótesis. Se condenó a un protésico o a una asociación diseñada por protésicos por aceptar el ejercicio de una práctica ilícita, la venta de prótesis.

 

Desde estas páginas denunciamos la instrumentalización de la justicia con un fin fraudulento. Puesto que la Organización Colegial de los dentistas no era parte en el procedimiento, no pudo defender ninguna de la acusaciones mendaces que se han dirigido contra los dentistas.

 

Estamos deseosos de que se pueda abrir una investigación sobre este posible fraude procesal, que en todo caso constituye un evidente uso manipulado de la Administración de Justicia. Por ello, retamos expresamente a quienes han ideado y generado esos pronunciamientos judiciales (que para nada contradicen nuestras tesis antes expuestas), a que nos denuncie por esta acusación que aquí se les hace, de la que Manuel Alfonso Villa Vigil, Presidente del citado Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, se hace pública y plenamente responsable.

  • En Cádiz (donde el montaje les salió mal) una protésica, Rosario N.R. denunció a la Asociación de Protésicos Autónomos de Cádiz (de la que había sido cargo directivo, lo mismo que José Manuel U.G., el protésico denunciante en Córdoba de su otra asociación, la Asociación Dental Joven), pero aunque ésta aceptó las supuestas ilegalidades y el Juzgado de Primera Instancia condenó a la demandada, la Audiencia Provincial no se dejó engañar, y sentenció que no había prueba de ninguna ilegalidad.