Engaños a la población en anuncios y declaraciones tergiversadas

Pese a todo lo antedicho, diversos medios periodísticos han publicado anuncios llenos de falsedades y se han hecho eco de declaraciones tergiversadas y mendaces de:

  • un sector de dirigentes de organizaciones de protésicos dentales (como una autodenominada ¡Coordinadora Nacional de Protésicos Dentales" -no registrada ni autorizada-, el Consejo General de Protésicos Dentales de España, los Colegios de Protésicos de Madrid, de Extremadura, de Andalucía, de Castilla La Mancha, etc.) y

  • alguna Organización de Consumidores (como ADEPA y FACUA) que, desconociendo absolutamente la materia, han realizado recomendaciones a los pacientes que pueden ser peligrosas para la salud de las personas, pues invitan al uso del intrusismo.

Véanse algunas muestras de tales anuncios, comunicados y folletos: [ver]

Especialmente nocivos para el ciudadano de buena fe pueden ser los folletos distribuidos, entre otros, por los Colegios Oficiales de Protésicos de Andalucía, Extremadura y Sta. Cruz de Tenerife [ver], así como el distribuido por FACUA [ver], y algún comunicado de ADEPA [ver] que contienen las mismas falacias y tienden a hacer creer a los lectores, erróneamente, que el dentista:

  • es un intermediario innecesario y encarecedor de las prótesis dentales, (lo cual es falso) y que

  • su participación podría soslayarse mediante el procedimiento de:

    1. solicitar una receta gratuita al dentista de la Seguridad Social, (que no cubre la prescripción protética entre sus prestaciones) o, lo que es peor, o a un médico ( lo que también es falso, porque los médicos no tienen competencia en odontología),
    2. y luego, con la prescripción en la mano, encargar la prótesis y comprarla a cualquier protésico dental libremente elegido,

     con lo que, según otras declaraciones y panfletos se conseguiría un ahorro económico extraordinario, del 300% o más.

Estas prácticas, incitadas con el señuelo de un supuesto y atractivo ahorro (aunque falso y peligroso), no sólo constituirían un delito de intrusismo o usurpación de funciones (y podrían ser consideradas como inducción al mismo por parte de quien intentara seguirlas), sino que, sobre todo constituirían un peligro a veces dramático para la salud de las personas, del que no existe conciencia popular, probablemente porque los severos daños de las prótesis mal realizadas o erróneamente concebidas por personas sin la debida capacitación son tardíos y muchas veces no se asocian con la verdadera causa.

Por todo ello, al objeto de:

  1. poner en evidencia estas falsedades manejadas por un sector de dirigentes de los protésicos dentales, que acabamos de exponer

  2. defender los derechos de los pacientes a una información veraz y a unos servicios terapéuticos de calidad por parte de los únicos profesionales verdaderamente cualificados y legalmente autorizados para proporcionarlos, y

  3. prevenir los riesgos para la salud de las personas derivados de asistencias prostodónticas por no profesionales,

ponemos a disposición del público y de los medios de comunicación el presente Informe, junto con un recopilatorio de documentos legales y judiciales probatorios de cuanto aquí se dice, que les será ampliado a nuestros lectores interesados en el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España (e-mail: consejo@infomed.es).

En todo caso, antes de nada queremos dejar constancia inequívoca y expresa, desde este Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, de nuestro gran respeto hacia la profesión de protésico dental y se valora magníficamente el importante quehacer de sus profesionales, sin los cuales los tratamientos prostodónticos y ortodónticos no podrían alcanzar la extraordinaria calidad y estética que proporciona la Odontología/Estomatología de hoy.